Hola,
me llamo
Anaïs Calabuig

El universo me ha puesto aquí para ayudarte a encontrar tu media naranja: tu marca


1. No estoy aquí para aleccionarte

Quien más conoce tus miedos, tus virtudes, tus valores y lo que te hace auténtica eres tú. Yo solo probaré de darle la mejor forma posible con tus ingredientes. Trabajaremos codo con codo,
cada una aportando lo mejor de sí misma para hacer crecer tu proyecto.

2. Cuando digo que haremos tu marca juntas, lo digo en serio

Este camino lo emprendemos juntas. De la mano si hace falta. Eso significa que dibujaremos, trastearemos, esbozaremos y que tú formarás parte activa del proceso de creación todo el tiempo. No sacaré tu marca de una chistera como por arte de magia. La haremos aparecer juntas.

3. Tu marca no es solo un logotipo

Es mucho más. Es una voz, unos colores, unas sensaciones, un estilo de imágenes, de tipografía, un discurso, un nombre, una manera de comunicar, unos ideales, un lugar donde verse reflejado, unas aspiraciones, una forma de soñar. Es la esencia de tu negocio a nivel exponencial. Así que cuídala, mímala y dale alas.


Sé sincera
contigo misma


Sé sincera contigo misma y respóndete a estas preguntas.

¿Está tu marca dando lo mejor de ti?
¿Está tu marca dándote la presencia que quieres tener?
¿Está manifestando todo lo que sabes, todo tu potencial?
¿Te está llevando a conseguir nuevos clientes, más ingresos,
más comunidad?


Si la respuesta es no, tal vez ha llegado el momento de cambiar patrones y crear algo que de verdad sea tuyo, que abrace tu identidad y la haga brillar.


Ahora que estás aquí...
¿Qué más quieres saber?



¿Cuál es tu situación?


Tal vez no sepas exactamente qué quieres o que necesitas. Está bien. No pasa nada. Ya encontraremos la manera juntas. De momento aquí abajo te dejo algunas de las posibles maneras. Si no encuentras la tuya, escríbeme y lo comentamos en una mini reunión gratuita.

Lo que puedo hacer por ti,
y contigo

  • Crear tu marca, desde cero, juntas.

  • Encontrar tu voz propia y darle vida.

  • Ayudarte a mejorar tu web para que te represente.

  • Darte visión y enfoque.

  • Enseñarte a diseñarte tu marca.

  • Crear una web como la mía (autogestionable).

  • Derrotar el bloqueo newsletters

  • Darte tiempo, para lo que quieras.

  • Ayudarte a descubrir tu marca interior.


Sensaciones
de trabajar conmigo


Anaïs tiene un perfil muy poliédrico, por lo que puede trabajar un diseño y a la vez estar redactando un texto y tener en la cabeza como proyectarlo todo en un espacio online (web, landing, blog, redes…). Su formación académica junto con su cultura le permiten abrazar estos espacios tan unidos y a la vez difíciles de ordenar, y Anaïs lo hace con nota. La recomiendo sin duda.


Jordi Verdura Consultor Digital

Gemma Olivé – La Caseta Anglesa

Anaïs ha sabido llevar a la realidad lo que yo tenía en mente y me ha dado las herramientas necesarias para darle mi toque personal a mi proyecto. La recomiendo sin duda, es explosión de creatividad y ¡me ha ayudado a potenciar la mía! Le estoy muy agradecida, es un acompañamiento real y personalizado para darte confianza y crecer junto con tu negocio :) Contáctala sin duda. Gracias


La experiencia de trabajar con Anaïs ha sido de 10. Ha sabido sacar el jugo a temas que parecían difíciles de plasmar en un diseño y además, lo ha hecho de manera muy creativa. ¡Nosotros repetimos seguro!


Mar Cunyat – Técnica de comercio y Promoción de de la Ciudad del Ayuntamiento
de Salt

Oriol Baliu – Construcción sostenible

Anaïs te entiende a la primera, interpreta lo que le estás pidiendo y te ofrece un resultado superior a tus expectativas en un tiempo récord. Un placer trabajar con ella y muy contento con las nuevas imágenes de marca: Rocamare y Puraterra. Gracias, seguimos!



¿Quieres que empecemos
a mimar tu marca?


Suscríbete a la Nissletter para recibir mensualmente algunas reflexiones y consejos para que tu marca esté cuidada, para que os cuidéis mútuamente. Tranquila, no te escribiré demasiado.


Han confiado en mí



Manifesto


Quiero poder democratizar el diseño

Que deje de ser una cosa cerrada, misteriosa y "pija". Que se considere un conocimiento útil en la vida diaria, porque lo es.

Quiero que las mujeres emprendedoras puedan aprender a gestionarse ellas mismas su diseño, del mismo modo que se gestionan sus llamadas o los correos. Quiero que tengan los conocimientos y el criterio, la mirada, para desarrollar su propia comunicación, con armonía, con seguridad y con destreza.

Toda emprendedora debería tener formación en diseño, para poder tener criterio sobre lo que le ofrecen y sobre lo que ella crea. Porque el diseño, nada más lejos de ser un adorno, es un facilitador para acercar a las personas y hacer que se entiendan mejor.

Ana¨s Calabuig



Descubre tu marca interior


Todo lo que tienes dentro, todo tu talento, tu conocimiento, tus viajes, tus recuerdos, tus aspiraciones, tu modo único de ver y de hacer, se puede concretar en una identidad que transmita tu esencia. Porque tú, y tu marca, sois sensaciones, visuales, táctiles, experienciales y narrativas.

A veces es difícil conseguir que nos diseñen la marca que queremos porque ni nosotras mismas sabemos cuál es. Estamos en una categoría profesional pero somos mucho más que eso. No eres solo psicológa, o nutricionista, eres tú, tu experiencia, tu manera de afrontar la vida, tu filosofía y tu manera de hacer única. Conseguir hacer visible esta autenticidad, requiere pensar out of the box y eso no es nada sencillo.


Qué colores evocamos, qué sensaciones, qué tacto, que tipografía, que voz... No nos preparan para saberlo y es un trabajazo descubrirlo. Necesitas conectar tu 'yo' personal con tu yo profesional y concretizarlo en algo visible. ¡Madre mía! Parece imposible, y sin embargo, no lo es. Es un trabajo de minería personal: excavar hacia nuestras entrañas, encontrar los diamantes y llevarlos a la superficie para que brillen.

¿Quieres que te ayude
a encontrar
tu marca interior?

Te propongo un viaje hacia el interior de ti misma de 4 semanas.
En este viaje descubrirás:

  • Cómo conectar con tu voz y librarte del Censor (tu autocensura)

  • Citarte con tu propia artista

  • Qué evocas y cómo hacerlo visible

  • Definir tus colores

  • Observar creativamente para despertar tus facetas dormidas

Estoy convencida que después de este viaje hacia el centro de ti misma, sabrás mucho mejor qué te representa y qué no. Con claridad, con visión, con criterio. No solo porque te guste o no te guste. Los gustos a veces cambian. Sino porque sientes que ahí te sientes a gusto, que es distinto. Te sientes capaz de saltar, de subir una montaña, de escribir sin parar, de montar una empresa o de ir a la luna, lo que quieras.

Cuando descubras cómo quieres que sea tu marca, sentirás que todo es más fácil, que comunicar no es un suplicio, que te apetece, que te sobra energía para crear y compartirlo.

Con esto claro, que te diseñen tu marca será mucho más sencillo porque el trabajo de autoconocimiento ya estará hecho.

¿Te animas a emprender este viaje?




Marcas que ya se miman



¿Quieres que empecemos a mimar tu marca?

Suscríbete a la newsletter para recibir mensualmente algunas reflexiones y consejos para que tu marca esté cuidada, para que os cuidéis mútuamente. Tranquila, no te escribiré demasiado.




Te quiero contar
mi historia


Nací en el año de las Olimpiadas del 92' haciendo que mis padres no pudieran ir a verlas porque era una bolita chiquitita y ruidosa. Así que cuando me preguntan la edad siempre digo que soy olímpica.



Crecí en un pueblo cerca del mar en las costas tarragoninas.
Se podía ir en bici hasta la playa, o incluso caminando si tenías el coraje de hacerlo. Y cuando iba a primaria, el camino de casa al colegio eran campos llenos de algarroberos.

He vivido en el bosque, tal cual.
Mi casa de pequeña colindaba con los árboles. Después de merendar, salía a pasear con mi madre y mi abuela a coger flores, hierbas y a pasear a nuestra perra Odette. Teníamos jardín y habitaciones secretas.

Siempre me gustaba hacer de mala en las obras de teatro que hacía con mis primas. Me encantaban los villanos de Disney y no soportaba a las princesitas rosas. Cuando jugaba a los Playmobil con mi hermano, siempre le ponía la cabellera de la princesa al soldado para poder montar a caballo, ya que las Playmobil chicas llevaban falda y no podían.

Mi madre ha sido la que me enseñó que en la vida hay que atreverse. Que el no ya lo tienes, que probando, siempre aprendes. Mi padre me enseñó a perseverar con las cosas, a intentar hacerlo lo mejor posible.


Cuando llegó el gran momento de elegir qué hacer con mi vida,
de ir a la universidad, me decanté por Diseño Gráfico en la UB.

Sin embargo, me llevé una gran decepción -el primer día, después de pagar una costosa matrícula, nos dijeron "experimentad, buscad a vuestro artista interior- y decidí cambiarme al terminar el año a Publicidad y Relaciones Públicas.

Buscaba un enfoque más útil, más práctico de la ingeniería imaginaria y social. Buscaba conocer el otro lado, el dark side de la comunicación.

Aprendí cosas tan interesantes como la semiótica, descubrí a Roland Barthes, rodé en platós, aprendí de fotografía, descubrí los grandes clásicos del cine, y de paso, a tener más sensibilidad y criterio.

Aún y así, el deseo de estudiar diseño seguía ahí. Así que me matriculé en un Posgrado de Diseño Gráfico en la Escuela IDEP de Barcelona. Con él aprendí a adquirir una mirada crítica y detallista por la tipografía, la composición, por los significados de las cosas, los colores, la identidad.


Quise darle un giro a mi vida y decidí marcharme a Cervera, al corazón de Cataluña, donde la niebla aprisiona las calles durante el invierno y el verano es seco con extensiones de vacío que se extienden kilómetros y kilómetros.

anais calabuig antic forn cervera

Allí descubrí mi pasión por la cocina, trabajando con Sergi en el Antic Forn, entre fogones y mangas pasteleras.
Esa experiencia me ha dado grandes conocimientos que aún hoy en día me sirven en mi profesión de creadora de marcas.

Me ayudó a entender mejor la importancia del equilibrio entre todos los elementos, aguantar más la presión – 42 personas a las que dar de comer no son pocas –, y a ser creativa, experimentar, con las cosas, buscar nuevos sabores visuales, significativos.


De Cervera me vine a Girona, donde me he quedado y me quedaré. Por qué me marche no es demasiado narrativo: ¿alguien aguanta más de treinta días de niebla seguidos? Yo no, desde luego. Aún y así, me llevo grandes recuerdos.


En Girona, aparte de hacerme emprendedora, conocer a Txell Costa, y hacer mis pinitos en poesía, conocí a la persona de mi vida, que es este que tenéis aquí abajo. Con él cruzaría el Pacífico si hiciera falta. Es una fuente de inspiración, de reflexión y de curiosidad. En breves, viviremos en la montaña, con vistas a un valle y familias de jabalíes como vecinos.

anais calabuig diseñadora de marcas personales

Me gusta mucho el cine de los años cincuenta.
Hepburn.
Boggart.
Lemmon.
Leo mucho a McEwan y Auster.

En música, no hay quien me entienda.

De Tortoise a Ellington.

Creo que todo el mundo tendría que conocer a Munari, Rodari
y Vignelli.

Me encanta no seguir las recetas de cocina. Es más, hacer ver
que las sigo y en el último momento cambiar algo de ellas.

Escribo los sueños y un diario.

Dibujo. Mucho. Personas, líneas y gatos.

Tengo 4 gatas: Inda, Lulú, Brisi y Medow.

Me encantan los bombones Lindt y el Parmesano.